COMENTARIO DESTACADO 1

Enviado por Marcos Sepúlveda el pasado 3 de marzo. Muchas gracias a él.

“Tengo experiencia en estos eventos que si pudieramos recapitular y entregar a nuevas generaciones, no se olvidaría que estamos siempre expuestos a estas acciones de la naturaleza.”

“Yo tenía 8 años para el terremoto del 60 que azotó a Valdivia. Estaba con mi familia. Esto ha marcado mi vida, y debería servir para que no olvidemos y recordemos siempre que nuestro país tiene características sísmicas.

Con éste he pasado 4 terremotos. Tengo experiencia en estos eventos que si pudiéramos recapitular y entregar a nuevas generaciones, no se olvidaría que estamos siempre expuestos a estas acciones de la naturaleza. Con disciplina y educación práctica podemos salvar muchas vidas.

En este terremoto y posterior maremoto podrían haberse salvado miles de vidas. Si todo ciudadano hubiera contado con un conocimiento mínimo, una gran cantidad de turistas hoy estarían vivos. Las autoridades se equivocaron; en estos casos no se debe esperar ninguna manifestación de la autoridad, debe ser algo “imnato”: temblor de grado 5.5 hacia arriba, inmediatamente la gente sin preguntar debería refugiarse en sectores altos. Debe ser automático”.

Anuncios

2 Responses to “COMENTARIO DESTACADO 1”


  1. 1 Ana marzo 28, 2010 en 1:26 am

    Yo tenía 14 años y vivía en Temuco. Fue enorme, largo, amenazante, pero nada comparado con Valdivia. Dormimos, con mi familia, durante un mes en el living, en el primer piso, con la puerta de calle abierta para poder arrancar durante cada réplica.
    Mi experiencia es contraria a la de Marcos, que sacó lecciones de la suya. Como la mayoría de los chilenos, al poco tiempo olvidé que vivimos en tierras sísmicas y, salvo una tranquilidad mayor que la de la mayoría ante los temblores posteriores, no me quedó nada más en la conciencia. Ni siquiera el del 85, en Santiago, me impresionó en lo personal.
    Ahora, con la madurez de la edad, este del 2010 me deja las lecciones que refiere Marcos y el joven que le responde. Es insólito, que teniendo terremotos enormes no vivimos con la conciencia de que tenemos que estar preparados; que es una vergüenza lo que ha pasado con constructoras inescrupulosas; que no tengamos una institucionalidad más eficiente en las respuestas inmediatas; que a un mes aun los damnificados estén en carpas donadas por otros países, y un largo etc.
    Ojalá que éste, el quinto más grande de la historia, nos deje las lecciones de prevención que el del 60, el más grande nunca registrado, no consiguió.

  2. 2 Natán Ide marzo 10, 2010 en 1:18 pm

    Lo mismo pienso yo y eso que este ha sido mi primer terremoto.
    Saludos, Marcos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Este proyecto es una invitación a recordar públicamente el Terremoto de 1960. La idea es contribuir a la construcción de nuestra memoria y al aprendizaje frente a la realidad sísmica de Chile. Aquí puedes conocer esta iniciativa y participar.

Contacto

Valdivia: 063.281778
Santiago: 02.6640170
Móvil: 9.9327062
Email: contacto@terremoto1960.cl
Próximamente: rucos.cl
Síguenos en TWITTER
Encuéntranos en FACEBOOK

Contenido bajo Licencia Creative Commons

Creative Commons License

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 9 seguidores


A %d blogueros les gusta esto: